Blog

La gratitud para construir tu felicidad

“Dar las gracias por lo bueno y lo malo que te ocurre. Lo primero te hará sentir feliz, lo segundo te dará la clave de la felicidad”Ángel Cámara

La gratitud para construir tu felicidad

Sí, es cierto que la mayoría de  nosotros solemos dar gracias cuando alguien nos devuelve el cambio, cuando nos ofrecen información en un comercio, ó cuando oímos a nuestra pareja decir  “qué tengas un buen día”. En este post damos un paso más y hablamos sobre la gratitud para construir tu felicidad.

Sin embargo, en la mayoría de los casos lo hacemos como un acto mecánico, un automatismo, una convención social que nos permite relacionarnos de forma educada y cortés con los demás. Menos frecuente es hacerlo como un gesto profundo y significativo.

La actitud de gratitud consiste en sentir en nuestro corazón que todos los días nos están ocurriendo cosas maravillosas, que son un regalo, y que somos dichosos por poder disfrutarlas: respirar, ver el sol, el abrazo y apoyo de nuestros seres queridos, la naturaleza una ducha de agua caliente, un gesto amable de un desconocido, etc. 

Por eso las personas con esta actitud dedican tiempo a hacer conscientes y apreciar todas estas cosas.

Nuestro cerebro

Tener una actitud de agradecimiento requiere un mayor esfuerzo que simplemente dar las gracias, porque nuestro cerebro tiene una tendencia natural a ahorrar tiempo y esfuerzo. Ahora bien, también tiene una cualidad fundamental, la plasticidad. Es capaz de aprender y cambiar constantemente. No solo puede aprender a utilizar un nuevo teléfono, ó a hacer una coreografía musical, también aprende nuevas formas de pensar y sentir. Y de ahí se desprende la clave principal para adquirir esa nueva actitud: el entrenamiento.

La escritora y filósofa Elsa Punset argumenta que apreciar las cosas positivas que nos pasan en el día a día se hace difícil por la habituación hedonista, que es un mecanismo mental por el que nos acostumbramos muy rápido a las cosas buenas y dejamos de fijarnos en ellas. Por eso se me antoja crucial entrenar de forma consciente y sistemática la gratitud y crear espacios y rutinas para ello.

Según el Centro de Investigación de Conciencia de la Atención Integral de la UCLA, (Mindfulness Awareness Research Center) expresar gratitud cambia literalmente la estructura molecular del cerebro, mantiene la materia gris funcionando y nos hace más saludables y felices.

Te acerca a la felicidad

El resultado de los estudios realizados por el Dr. Robert A. Emmons, el investigador que probablemente ha dedicado más tiempo a estudiar y medir el impacto de la gratitud, indica que las personas que son agradecidas a la vida, a los familiares y a las oportunidades son hasta un 25% más felices.

En una de sus investigaciones Emmons pide a 3 grupos de personas que registren cosas diferentes en sus diarios. Unos registran cada día las cosas por las que están agradecidos; otros las cosas que les fastidian e incomodan en su día a día, y los últimos deben escribir eventos neutros de cada jornada. Los resultados, comprobados científicamente a posteriori, reflejan que las personas que han estado registrando durante varias semanas experiencias por las que se sienten agradecidas, consiguen beneficios de tres tipos en relación a los otros dos grupos investigados:

Beneficios emocionales

Se sienten más positivos y tienen mejor capacidad para bloquear las emociones tóxicas (envidia, rencor, depresión…).

Beneficios físicos

Duermen mejor, hacen más ejercicio y son más resistentes al estrés. También se observa que la presión sanguínea baja.

Beneficios personales y sociales

Mejoran la relación consigo mismos y con los demás. Se sienten menos solos y más conectados. Refuerzan sus lazos familiares y de amistad al poner consciencia en lo que hacen otras personas por ellos.

Por otro lado, la gratitud es una fortaleza humana que permite manifestar la virtud de la trascendencia, entendida como aquello por lo cual los seres humanos nos conectamos con el universo y otorgamos significado a nuestra vida, manifiestan Peterson y Seligman, exponentes de la psicología positiva. 

No somos los artífices de nuestra creación, ni hemos llegado hasta el punto en el que estamos de nuestra vida por nuestra cuenta y sin ayuda. De modo que vivir agradecido parece la forma más adecuada y honesta de estar en este mundo.

Es en las ocasiones más difíciles, como en estos últimos meses de crisis sanitaria y social, que comprendemos que la vida no nos debe nada, que todo lo que tenemos es un regalo y que no podemos dar nada por sentado. En definitiva ser agradecidos es el enfoque más auténtico de la vida.

Entrenar la actitud de gratitud para construir tu felicidad

Parece obvio entonces que el desarrollo de la gratitud traerá ventajas importantes a tu vida.

¿Por dónde empezar?

Lo más importante es practicar cada día para ayudar a tu cerebro a ir incorporando el nuevo hábito poco a poco.

Las posibilidades son infinitas: enumerar las cosas buenas que te han ocurrido antes de dormir; levantarte mirando al cielo y dando las gracias por el nuevo día; enumerar primero todo lo positivo que puede traerte una situación inesperada; escribir una carta dando las gracias a esas 2 o 3 personas que han marcado tu vida para bien; abrazar o tocar el hombro, o la mano, de las personas a las que quieres decir gracias; celebrar las pequeñas victorias de tu vida; tener pequeños gestos y ofrecer pequeños regalos a tus seres queridos; agradecer también todo lo que haces por tí mismo, etc.

Plataforma Felicidad, la web de auto-ayuda guiada, dedica uno de sus pasos semanales a trabajar la gratitud. Te propone llevar un diario con todos esas cosas por las que estás agradecido al final del día:

  • Sorpresas: sucesos positivos que no esperabas.
  • Apreciaciones: cosas en las que normalmente no reparas. Ej. poder tener siempre comida en el frigorífico.
  • Personas: que te han ayudado o apoyado de alguna manera.
  • Contratiempos: y si quieres ir a por la matrícula de honor, da gracias también a esas cosas negativas que han ocurrido. Gracias por lo que han traído, o traerán, de aprendizaje a tu vida.

En unas semanas de entrenamiento en el que te decimos cómo, te acompañamos para que no se te olvide ser feliz y resolvemos tus dudas, incorporarás la gratitud para construir tu felicidad y otras muchas herramientas útiles a tu vida. Poco a poco, y a tu ritmo, configurarás tu propio universo de felicidad.

 

Advertencia: recuerda que lo importante es tu experiencia personal, no lo que te he contado aquí.  Ahora prueba en primera persona y quédate sólo con lo que te sirva para construir tu propio universo de felicidad.

 

2 comments on “La gratitud para construir tu felicidad

  1. LETICIA MARTÍ NÚÑEZ dice:

    GRACIASSSSSS, muy interesante, enriquecedor, invita a la reflexión y a crear un espacio propio, inamovible , para poder dedicarse un tiempo y dedicar un tiempo a la reflexión. Mil gracias por invitar a la reflexión, gracias por compartir, GRACIASSSSSS POR EXISTIR!!!

  2. Profile photo ofmariopablosaguilar Mario Aguilar dice:

    Que bueno el post! Que dificil es darse cuenta cada dia de todo lo bello que nos pasa, y que recompensante es cuando eres consciente de ello.

    Me encanta la frase:“Dar las gracias por lo bueno y lo malo que te ocurre. Lo primero te hará sentir feliz, lo segundo te dará la clave de la felicidad” estoy de acuerdo al 100%. Creo que si cambiamos nuestra actitud ante lo malo que nos ocurre, si ante los problemas dejamos la queja y activamos la consciencia, encontraremos el aprendizaje que nos trae este problema. Si además actuamos, esta accion nos acercara a la felicidad!

    Muchas gracias por ayudarnos a ser conscientes de todas estas pequeñas cosas! Un abrazo!

Deja una respuesta