Blog

Entrenar tu cerebro para la felicidad

“El hombre, si se lo propone, puede llegar a ser el escultor de su propio cerebro”Ramón y Cajal

A veces leemos un libro o vemos un vídeo de youtube sobre felicidad y pensamos que estamos cambiando nuestra vida. La realidad es bien distinta porque nuestro cerebro no funciona así. Nuestro cerebro necesita constancia y entrenamiento para adquirir una nueva forma de pensar, de sentir y de actuar. Necesitamos entrenar nuestro cerebro para la felicidad.

¿Qué es la felicidad?

La felicidad es una de las palabras peor utilizadas de nuestro diccionario. Quizá por cómo se ha definido en los medios de comunicación y en la sociedad pareciera incluso algo utópico e irreal, provocando en muchas personas una especie de rechazo y abandono de la búsqueda de la felicidad. Puede ser que el problema sea precisamente este, se ha malinterpretado este noble propósito y nosotros hemos dejado de crear en ella.

Parece entonces que lo primero debiera ser plantearnos qué es la felicidad o qué significa ser feliz. 

Como ya comentamos en un post anterior “Tu receta de la felicidad”, cada persona tiene su propio concepto y universo de felicidad. Puede ser muy parecido al de otra persona pero siempre tendrá un toque particular y único. 

Independientemente de las múltiples definiciones que se hayan escrito, en Plataforma felicidad creemos que se trata de una manera de estar en el mundo que determina la calidad de cada instante de la vida. Por lo tanto se merece un lugar único y privilegiado en nuestro día a día. 

Principios sobre la felicidad

No pretendo definir en este artículo qué es felicidad, dada la complejidad del asunto, pero lo que sí voy a hacer es enumerar una serie de principios, muchos de ellos ya contrastadas por la ciencia, que espero que sirvan de guía a aquellos que se estén planteando mejorar su nivel de felicidad y bienestar, y les parezca buena idea entrenar su cerebro para sentirse mejor: 

1. La verdadera felicidad está en nuestro interior y depende 100% de cada uno.

Nada ni nadie puede darte o arrebatarte la felicidad. Ni el dinero, ni nada externo, puede hacerte feliz de manera sostenible. Del mismo modo, ni tu jefe, ni tu pareja, ni el mal tiempo, ni el equipo de gobierno de tu país o ciudad,  tienen el poder de hacerte sentir infeliz si tú no lo permites.

2. La felicidad es una actitud y requiere un compromiso firme.

Siempre suele existir una disparidad entre cómo esperamos que sea nuestra vida y cómo se nos presenta en realidad. Por eso con una actitud abierta hacia lo que nos trae la vida y un compromiso firme para sacar el máximo partido de cada situación, venga como venga,  ser feliz está mucho más cerca.

3. Ser feliz no es igual a estar contento.

Uno de los errores más extendidos y limitantes en estos días es asociar estar contento con ser feliz. Nos condena a creer que la felicidad es algo pasajero y que a lo máximo que podemos aspirar es a una vida salpicada de pequeños momentos de felicidad. Mucho más interesante es un enfoque que entiende la felicidad como un estado interno profundo, sólido y duradero. Una cualidad que nos permite sostener las alegrías y pesares de la vida.

4. Vivir en el aquí y el ahora multiplica las probabilidades de ser feliz.

Uno de los mayores causantes de la infelicidad es nuestra incapacidad para mantenernos presentes. Nuestra rápida e incansable mente pivota constantemente a través del tiempo. Volver al pasado y cuestionarlo una y otra vez genera culpabilidad y resentimiento. Además es una práctica inútil porque no podemos cambiarlo. Viajando al futuro también nos perdemos la vida, esperando que venga algo mejor o sintiendo angustia ante la incertidumbre. En ambos casos se trata de un ejercicio intelectual estéril que nos desconecta de lo que ocurre aquí y ahora provocando que nos “perdamos la vida”.

5. La gratitud es una práctica infalible para ser feliz.

Pocas áreas de la llamada psicología positiva han conseguido reunir tanta evidencia científica como el estudio de la gratitud. Especialmente destacable es el trabajo realizado por el psicólogo Robert A. Emmons, que ha conseguido demostrar cómo el simple hecho de hacer que las personas tomen conciencia de todo aquello que merece ser agradecido en su día a día tiene un impacto positivo real en términos de bienestar físico, emocional y social. 

6. Autoconocimiento y felicidad siempre van de la mano.

El autoconocimiento es una de las maneras más efectivas para liberarnos de las limitaciones y miedos con los que nacemos, o que simplemente vamos incorporando a lo largo de nuestra vida. Saber de dónde venimos, quién somos, cómo sentimos y pensamos, cómo es nuestra forma de reaccionar ante los demás y ante las circunstancias, cuáles son nuestras creencias más profundas sobre la vida y el entorno en el que nos desenvolvemos, etc. Conocerse a uno mismo para aceptar nuestras luces y nuestras sombras, es un proceso de crecimiento que nos acerca irremediablemente a la felicidad.

7. La felicidad se construye cada día.

Nuestro cerebro tiene una tendencia a centrarse en las emociones más desagradables, y lo hace con la inercia histórica de ayudarnos a sobrevivir. Por eso cada día es importante recordarle que nuestra prioridad hoy, más allá de sobrevivir, es sentirnos plenos y felices. Es un trabajo constante que, sin duda, requiere un entrenamiento diario.

¿Por qué es necesario entrenar la felicidad cada día?

  • Porque no se consigue ser feliz de la noche a la mañana. Es un trabajo que requiere paciencia. La felicidad se construye día tras día con tiempo y perseverancia.
  • Porque el estilo de vida que llevamos la mayoría de las personas no nos lo pone nada fácil. Normalmente no hay espacio para la felicidad. No está presente en nuestras vidas. No le damos el lugar que se merece. Es terrible decirlo pero se nos olvida ser feliz. Y solemos recordarlo cuando nuestra vida está en peligro o nos da un revés doloroso. Ahí sí, ahí nos damos cuenta de que poco hay más importante que ser feliz y contribuir a la felicidad de los que nos rodean. 
  • Porque el propio funcionamiento de nuestro cerebro requiere de repetición y constancia para adquirir nuevos hábitos de pensamiento, nuevos recursos emocionales y, por supuesto, una nueva actitud abierta para poder lograr cambios en nuestra manera de afrontar la vida.
  • Porque necesitamos practicar cada día hasta que se convierta en una forma de vivir. De la misma manera que nadie cuestiona que es necesario practicar en el gimnasio para poder ver cambios en nuestro cuerpo y en nuestra salud y nadie cuestiona que es imprescindible practicar hasta dominar cualquier nuevo aprendizaje (esquiar, conducir, un idioma, etc.), con la felicidad existe una tendencia a pensar que no depende de nosotros y no podemos influir en ella. Nada más lejos de la realidad. Necesitamos entrenar el cerebro para la felicidad.

Nuestra propuesta

Por eso en www.plataformafelicidad.com te ayudamos a recordar cada día que no se te olvide ser feliz y además te decimos cómo. Puedes probar GRATIS una semana, y si cancelas la prueba no se emitirá ningún cargo en tu tarjeta.

Entra en nuestra web y empieza a dar pasos hacia tu felicidad HOY. Puedes hacerlo pinchando AQUÍ

¡Te esperamos!

Advertencia: recuerda que lo importante es tu experiencia personal, no lo que te he contado aquí.  Ahora prueba en primera persona y quédate sólo con lo que te sirva para construir tu propio universo de felicidad.

 

Deja una respuesta