Blog

Creatividad para diseñar el lienzo de tu vida

“Cumple tus sueños hasta que se te haga costumbre”Angélica Olvera

Utiliza la creatividad para rediseñar el lienzo de tu vida

En Plataforma felicidad creemos que la creatividad es una herramienta perfecta para diseñar el lienzo de tu vida.

Creemos que la vida de una persona es un lienzo en blanco en el que puedes dibujar una y otra vez tu propio destino de forma única y creativa.

A menudo, según nos vamos haciendo mayores, dejamos de crear este lienzo libremente por miedo, costumbre o porque nos confundimos pintando sobre el lienzo de nuestros seres queridos por amor y fidelidad hacia ellos.

La vida es muy generosa y cada día nos brinda una nueva oportunidad para rediseñar el lienzo una y otra vez, poco a poco, con pequeños actos. Nosotros sólo tenemos que estar atentos y bucear en nuestra alma porque ella sabe, ella guarda la información de todo eso que nos hace únicos y especiales, de todo eso que, en el fondo, sabemos que queremos para tener una vida feliz.

Creatividad y felicidad en tu vida

El concepto de creatividad normalmente se asocia a los artistas en cualquiera de las disciplinas que trabajen. Pintores, escultores, diseñadores, escritores, etc. Sin duda ellos viven y desarrollan su talento y su creatividad ofreciendo al mundo sus obras de arte para que el resto de personas podamos apreciarlas y disfrutarlas.

Sin embargo, en esta ocasión hablamos de ponerla al servicio de la vida cotidiana. Utilizar la creatividad para diseñar el lienzo de tu vida y construir tu existencia de forma única y acorde a nuestra propia idea de felicidad.

Todos somos creativos

El psicólogo Joy Paul Guilford, especialista en inteligencia, dice que cada uno de nosotros tenemos las cualidades de fluidez, flexibilidad, originalidad y pensamiento divergente. O dicho de otro modo, todos y cada uno de nosotros somos creativos.

Existe una relación estrecha entre felicidad y creatividad porque la creatividad ayuda a lograr metas personales y a establecer una relación más proactiva con el entorno, ayudándonos así a realizarnos personalmente.

La creatividad tiene la capacidad de liberar nuestra fuerza interior y nos ofrece la posibilidad de mejorar y transformar nuestra vida cotidiana para construirnos a la medida de lo que queremos llegar a ser.

Recuperar la creatividad de cuando eras niño

Cuando somos pequeños nuestra capacidad creativa está muy presente y la utilizamos constantemente. De hecho, en circunstancias normales, los niños son muy felices. Están conectados con su esencia, viven en el presente, saben lo que lo que les gusta, se expresan y actúan libremente sin prejuicios y no tienen ningún interés por impresionar a nadie.

A medida que nos vamos haciendo adultos el brillo de la creatividad infantil, en muchos casos, va cambiándose por el tono grisáceo de las obligaciones del mundo adulto.

Recuerda….

¿Recuerdas qué te se te daba bien cuando eras pequeño y qué tipo de juegos preferías de forma natural? Si pudieras tener una conversación con el niño que un día fuiste, seguramente en sus palabras podrías reencontrarte con eso que te hace vibrar y brillar, y esa fuerza que te permite arriesgarte para construir, con pequeños actos cotidianos, la vida tal y como la quieres para ti.

Todos esos talentos especiales y esencia única que habitaban en nosotros cuando éramos pequeños, están grabadas en nuestra alma, las sabemos desde siempre.

Hablando con el anciano que un día serás

Como dice Joan Garriga, psicólogo humanista y máximo representante de la sistémica en España, no elegimos las cartas que nos tocan en la vida, pero sí podemos al menos, jugarlas a nuestra creativa manera, tomar conciencia de la necesidad de dotarla de sentido y realización, esculpiéndola como la más bella obra de arte posible. 

Si pudieras tener una conversación con el anciano que, con suerte, un día serás, ¿qué te diría? Seguramente vive, ama, respétate, crea, arriesga, aprovecha el momento, contempla la belleza en todo, conoce tu verdadero ser y sé feliz.

¿Qué hacer para diseñar el lienzo de tu vida de forma libre y creativa?

Hay muchas razones que pueden llevarnos a olvidar que la vida es un regalo y que el principal propósito de la vida es ser feliz. Seguramente, no serlo y defenderlo cada día, sería lo que más lamentaras si la guadaña te pillara por sorpresa una mañana de estas.

Ahí van algunas razones por las que dejamos de diseñar el lienzo de nuestra vida con los colores que queremos en él:

  • El miedo:

Te cuento mi caso. Yo estudié Informática motivada por la proyección de futuro y creyendo que no me faltaría un puesto de trabajo con un buen sueldo. Es verdad. Así fué. Trabajé durante 7 años en una buena empresa y no escaseaban los proyectos.

Cada día trabajaba de 9 a 14 y de 16 a 19 horas. Calentaba un taper en el microondas y comía al lado de mi ordenador. Además, por el tráfico debía contar con 1 hora más para ir y otra para volver. Y además, desarrollaba un trabajo que no estaba nada mal pero que por alguna razón no me motivaba ni me sentía realizada. 

Así que, a pesar de tener un posible trabajo “para toda la vida”, recuerdo que sentía como si hubiera vendido mi alma al diablo mientras estaba parada en el atasco mirando las caras de otros conductores día tras día. Yo me decidí y dejé ese trabajo para emprender nuevos caminos.                                                  

¿Quiere decir que si no eres feliz en el trabajo tienes que dejarlo? No, la opción que yo tomé es una de las posibles, quizá la más arriesgada. Lo que sí digo es que merece la pena encontrar una manera creativa de ser feliz en tu vida cotidiana.                                                                                                                                             

  • La costumbre:

Aquí me refiero a esto de “salir de la zona de confort” que tanto se escucha. A veces preferimos seguir en una cotidianidad que no nos convence porque estamos acomodados, no sabemos por dónde empezar o cómo salir de la pereza en la que estamos metidos. 

Pasar a la acción implica dar un primer paso, un principio. ¿Y después de ese principio? Pues otro principio. Y así siempre.                                                                                                           

Además, en la vida estamos en constante movimiento y cambio y hoy somos distintos a lo que fuimos ayer. Así que pararnos de vez en cuando a reflexionar sobre qué quiero y qué necesito, de nuevo merece la pena.                          

  • Nos confundimos pintando sobre el lienzo de las personas que amamos.

¿Te has parado a pensar para qué o para quién haces las cosas? Quizá si lo haces te sorprendán las respuestas. En cualquier caso, es importante comprender que si tú eres feliz y te ocupas de tu propia felicidad, será natural inspirar y hacer felices a los que te rodean contribuyendo así a la creación de un mundo mejor. 

Si tus propósitos son impresionar o complacer a otras personas, vivir de acuerdo a creencias que te inculcaron cuando eras pequeño que ya no te representan o sentirte responsable de la felicidad de tus padres, pareja o hijos, no estás pintando sobre tu propio lienzo. Utiliza la creatividad para diseñar el lienzo de tu vida.

Se puede entrenar

No se trata de cambiar lo que sí funciona. Tampoco de hacer grandes cambios que sólo de pensarlos ya nos agobian; esos ya vendrán si tienen que venir. Se trata de ir planteando e incorporando en nuestro día a día, retos  pequeños y alcanzables para ir poco a poco, diseñando el lienzo de tu vida de forma libre y creativa. 

Nuestro cerebro se puede entrenar para que se vayan estableciendo nuevas conexiones neuronales y conseguir ir cambiando pensamientos, emociones y actitud. En este caso, ir cumpliendo los sueños hasta que se hagan realidad.

Nuestra propuesta

Por eso, esta semana en Plataformafelicidad, te proponemos Recordar tu futuro, del pilar Felicidad creativa, en el que te ayudamos a utilizar la creatividad para diseñar el lienzo de tu vida y así construir tu propio universo de felicidad.

 

Advertencia: recuerda que lo importante es tu experiencia personal, no lo que te he contado aquí.  Ahora prueba en primera persona y quédate sólo con lo que te sirva para construir tu propio universo de felicidad.

 

Deja una respuesta