Blog

Alegría

“Si exagerásemos nuestras alegrías, como hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perdería importancia”Anatole France

Merece la alegría hacer un esfuerzo

En la lotería de las emociones es obvio que las relacionadas con el disfrute no ganaron el primer premio.

Llama la atención ver que de las 6 emociones que los expertos consideran como básicas: miedo, tristeza, ira, asco, sorpresa y alegría, hay un peso considerable de aquellas que nos transportan a un estado de ánimo de malestar donde es complicado sentirse bien. ¿Tiene esto sentido ó se habrán confundido los expertos al identificar estas 6 emociones?

Nuestro cerebro

Nuestro cerebro tiene como principal objetivo que cada noche cuando te vayas a la cama estés vivo, y no tiene como meta que estés contento ó feliz. 

Es un cerebro que fue diseñado para sobrevivir y ha ido evolucionando en esta dirección durante miles de años. 

No es casualidad que a pesar de mejorar exponencialmente nuestra esperanza de vida y nuestras condiciones socio económicas durante los últimos 100 años, el número de personas que se sienten infelices o insatisfechas con su vida no deje de crecer.

Y es que nuestra mente es muy eficiente cuando se trata de identificar peligros, amenazas, potenciales pérdidas ó sorpresas desagradables. Sin embargo, no está igual de entrenada cuando se trata de percibir y valorar sucesos afortunados, logros, oportunidades, fortalezas ó potenciales ganancias.

Entrenar la alegría

La buena noticia es que esto puede cambiar. Se ha demostrado científicamente que nuestra plasticidad cerebral nos permite entrenar este tipo de capacidades que ponen el foco en las cosas positivas que suceden a nuestros alrededor.

De hecho el profesor Tal Ben Shahar, experto en Psicología Positiva de la Universidad de Harvard, afirma que la alegría se puede aprender igual que uno aprende a jugar al golf o a esquiar: con técnica y práctica.

Sabemos que las personas alegres tienen mejor carácter, mejor actitud, mejor sueño y mejores relaciones personales. Son más creativas, más resolutivas, más optimistas y además sufren menos. En definitiva, son más felices.

¿Por qué entonces no nos centramos en conseguir ser más alegres? ¿Desconocemos o desconfiamos de los beneficios de estar alegre? ¿Tiene que ver con el prestigio y la visibilidad que consiguen los asuntos serios  y los dramas en nuestra sociedad? ¿Acaso no sabemos por dónde empezar? 

Por suerte cada día hay más gente dedicada a dar consejos, formación e inspiración en este sentido. Plataforma Felicidad es una de esas propuestas novedosas. Un espacio online pensado para que cada persona pueda practicar de manera segura, simple y asequible la felicidad emocional, social, familiar e incluso financiera.

Al igual que si de un gimnasio se tratara, un espacio donde se entrenan los músculos del cuerpo, surge una propuesta de entrenamiento en todos aquellos aspectos claves para tu bienestar emocional. La alegría, sin duda, es uno de ellos.

Tu vida cambia

Cuando cada día dedicamos tiempo a darnos cuenta de todos los motivos que tenemos para estar alegres tu vida cambia.

Disfrutar de un día al sol, un baño en la playa, pasear por la montaña,  una comida con tus seres queridos, incluso el hecho de poder saber que cada noche tienes una cama donde descansar tranquilamente son motivos más que justificados para sentirse alegres y afortunados. 

La clave para convertirnos en personas alegres es realizar cualquier actividad cotidiana “poniéndote alegre para…” 

…desayunar, trabajar, cocinar, hacer deporte, estar con amigos, hablar con tu pareja y tus hijos, leer, descansar, etc.

Con foco y perseverancia pronto algo hará clic en tu mente y esa alegría esporádica se transformará en tu estado de ánimo habitual en ti. Así podrás disfrutar plenamente de todas las ventajas de ser una persona alegre y feliz.

Advertencia: recuerda que lo importante es tu experiencia personal, no lo que te he contado aquí.  Ahora prueba en primera persona y quédate sólo con lo que te sirva para construir tu propio universo de felicidad.

 

Deja una respuesta